Hossegor

La arquitectura

Hossegor, carácter y estilo

En el período de entreguerras, espléndidas mansiones fueron construidas por todas partes en Hossegor, frente al mar, junto al lago, junto al campo de golf… Resalta la unidad y la originalidad de su estilo, completamente inédito. Mezcla de influencias Art Deco, a veces hispánicas, pero la casa vasco-landesa firma la identidad de la ciudad. Después de la gran ola de ciudades termales y balnearios, Hossegor hereda en gran parte sus características, pero pronto se convierte en el laboratorio de arquitectos visionarios que concilian la tecnología moderna y la inspiración regionalista, inventando un nuevo estilo.

El estilo vasco-landés es ilustrado por una serie de arquitectos como Henri Godbarge, Louis Lagrange, Louis y Benjamín Gómez, León Cuzol, Jean Prunetti, Albert Pomada, o el más notable, Alfred Eluère (promotor y entonces alcalde de la ciudad). Son ellos los que “crean” la ciudad. En 1993, Maxime Leroy afirma que Hossegor debe su éxito inicialmente, a los escritores establecidos en ese lugar en torno a 1900 y segundamente, a los arquitectos. Henri Godbarge, teórico de lo “vasco-landés”, realiza en colaboración con los hermanos Gómez, el Hotel del Lago y el Sporting Casino, ahora clasificado monumento histórico, pues es una completa versión de la aplicación del vasco-landés en grandes edificios. Igual sucede con la sede del club, el ex campo de conserjería, que fue confiado a los hermanos Gómez.

Aproximadamente cuatrocientas mansiones fueron construidas en el período de entreguerras, todas siguiendo la misma lógica arquitectónica. Chartreuse, Primerose, Aguilera, Maya, Adichatz, Oaks-Corchos, Romance…Hoy en dia la mayoría son casas de vacaciones con terrazas y balcones, situadas en medio de un parque.


Abiertas, las villas de verano dan al mar, son más espaciosas, a diferencia de las villas de invierno que tienen cerrados sus jardines. Las ventanas dejan entrar el sol e invitan al ojo a perderse en el exterior. Balcones, galerías superiores y pabellones permiten disfrutar del clima templado. Siguiendo ejemplo del clasicismo francés e italiano, más que el anglo-saxón. En algunas se incluyen también referencias hispánicas que recogen el arte mudéjar y el renacimiento español.

La arquitectura de las villas encaja perfectamente con la estética neo-clásica y el art deco, elegido para lograr los interiores del casino y algunos hoteles.


En cuanto a las fachadas, están marcados por la identidad gascona y landesa. Lados de madera, fachadas blancas y de yeso, muros salientes, balcones en voladizo, escaleras y ladrillos rojos, instalados ingeniosamente.


Algunas villas han sido vendidas y convertidas en apartamentos, la mayoría se han restaurado, y siguen cuidándose delicadamente para conservar un carácter arquitectónico único.

El estilo vasco-landés es ilustrado por una serie de arquitectos como Henri Godbarge, Louis Lagrange, Louis y Benjamín Gómez, León Cuzol, Jean Prunetti, Albert Pomada, o el más notable, Alfred Eluère (promotor y entonces alcalde de la ciudad). Son ellos los que “crean” la ciudad. En 1993, Maxime Leroy afirma que Hossegor debe su éxito inicialmente, a los escritores establecidos en ese lugar en torno a 1900 y segundamente, a los arquitectos. Henri Godbarge, teórico de lo “vasco-landés”, realiza en colaboración con los hermanos Gómez, el Hotel del Lago y el Sporting Casino, ahora clasificado monumento histórico, pues es una completa versión de la aplicación del vasco-landés en grandes edificios. Igual sucede con la sede del club, el ex campo de conserjería, que fue confiado a los hermanos Gómez.

Aproximadamente cuatrocientas mansiones fueron construidas en el período de entreguerras, todas siguiendo la misma lógica arquitectónica. Chartreuse, Primerose, Aguilera, Maya, Adichatz, Oaks-Corchos, Romance…Hoy en dia la mayoría son casas de vacaciones con terrazas y balcones, situadas en medio de un parque.


Abiertas, las villas de verano dan al mar, son más espaciosas, a diferencia de las villas de invierno que tienen cerrados sus jardines. Las ventanas dejan entrar el sol e invitan al ojo a perderse en el exterior. Balcones, galerías superiores y pabellones permiten disfrutar del clima templado. Siguiendo ejemplo del clasicismo francés e italiano, más que el anglo-saxón. En algunas se incluyen también referencias hispánicas que recogen el arte mudéjar y el renacimiento español.

La arquitectura de las villas encaja perfectamente con la estética neo-clásica y el art deco, elegido para lograr los interiores del casino y algunos hoteles.


En cuanto a las fachadas, están marcados por la identidad gascona y landesa. Lados de madera, fachadas blancas y de yeso, muros salientes, balcones en voladizo, escaleras y ladrillos rojos, instalados ingeniosamente.


Algunas villas han sido vendidas y convertidas en apartamentos, la mayoría se han restaurado, y siguen cuidándose delicadamente para conservar un carácter arquitectónico único.

Ideen zum Entdecken : Donnerstags Architektur

Mehr Infos